domingo, 10 de febrero de 2013

Sobre el sistema de educación a distancia en la UNED

El método de enseñanza de la UNED, por lo que he visto hasta ahora, consiste en “apáñatelas”. Te dan un libro de texto (o varios) y te tienes que buscar la vida para metértelo entre las orejas antes del examen. Sí, tienes el foro para plantear dudas, pero no siempre basta. Y mi experiencia en las clases (una cada 2 semanas) tampoco es muy satisfactoria, le limitan a hacer un repaso muy superficial (no da tiempo a más) y resolver dudas. De modo que tiene mucho de búscate la vida  para entender e interiorizar la materia, generalmente bebiendo de otras fuentes que traten el mismo tema, a ver si con una explicación diferente consigues pillarlo.

Hasta ahora mis críticas hacia la UNED se centraban en los libros de texto. Siendo el punto central de su sistema esperaba que fuera óptimo, lo más adecuado posible en cuanto a claridad de sus explicaciones y la forma de estructurar la información y resaltar lo importante, al estilo de los manuales para aprender de manera autodidacta de Mc Graw Hill, InforBooks o la serie “Para Dummies”. O al menos, a falta de un manual, algo escrito como obra de divulgación, al estilo de Asimov o Luciano de Crescenzo. Lo que me encontré, en cambio, fue el libro de un escolástico que cada vez que podía torcía la información hacia lo religioso (leyéndolo parecía que los filósofos griegos, 500 años antes de Cristo, fueran creyentes). Lo peor es que la profesora no lo escogió por su calidad. En un principio el libro de texto básico era el escrito por ella misma, desde un enfoque hermenéutico (otro sesgo), que o bien estaba mal escrito o era demasiado complicado (y por tanto inadecuado) para un estudiante de primero. Se quejaron en masa de que no entendían nada y entonces fue cuando dio su brazo a torcer y puso el libro de Fraile como libro de texto básico, porque estaba manipulado de forma tan obvia que así fomentaba el espíritu crítico. Eso sí, con él sólo se podría aspirar a un suficiente. Para notable había que estudiar el de un colega hermenéutico y para poder optar a sobresaliente el suyo (lo cual no le ha impedido hacer lo que ha querido poniendo el examen).

Mis críticas se centraban en el libro de texto y no pasaban de ahí, quizá por pensar que como me lo tengo que pelear yo solo si sale mal es únicamente culpa mía. Pero recientemente he visto un par de charlas TED sobre Coursera  y la Khan Academy que me han impresionado. Los considero un ejemplo de cómo hacer bien las cosas y de lo que debería ser la educación a distancia.


La charla de Salman Khan dice algunas cosas interesantes. Enseñan con videos y le han encontrado varias ventajas frente a las clases presenciales. Los alumnos pueden repetir un video, la explicación de una lección, tantas veces como lo necesiten, e incluso repetir videos anteriores si quieren refrescar algo; aunque siendo justo en esto no se diferencia de un libro de texto. 

Me ha gustado especialmente que tenían un mapa de conocimientos, interconectando diferentes lecciones. Para poder entender X necesitas dominar A,B,C… y dominar X es el requisito para poder comprender Y y Z. Viene bien tener una visión global, ver de un vistazo qué conoces, qué te falta por conocer y cómo se relaciona todo.

Pero sobre todo me ha llamado la atención el sistema de control para profesores. Pueden ver de un vistazo el progreso de cada alumno; qué partes de la materia le han costado más entender, si se han atascado y dónde. Así los profesores podían explicar la parte del temario que más dificultades estaba presentando o centrarse en los alumnos atascados en un punto. Incluso asignar a los alumnos que ya dominaban una parte de la materia como tutores de los que no la entendían.

Y todo esto orientado a clases a distancia (trabajo personal desde casa, en su caso con vídeos) con alguna clase presencial, como la UNED.

Pero el otro vídeo, de Daphne Koller sobre Coursera, realmente me ha impresionado. Han utilizado la enorme cantidad de información que les proporciona para aprender sobre la enseñanza y el aprendizaje y han mejorado su método, buscando la mayor eficiencia posible.

Al estar basado en videos online ya no tienen por qué ceñirse al formato de clases de 1h tradicional. Cada video dura entre 8 y 12 minutos y explica un único concepto. Fragmentar así la materia les permite personalizar el aprendizaje. Tienen un grupo de videos central, el núcleo de un tema, lo que hay que saber. Además algunos videos explicando conceptos previos, necesarios para entender el núcleo, que algunos alumnos pueden necesitar. Y otros videos profundizando de diversas formas, como materia opcional, que podrán ver aquellos alumnos a quienes el tema haya interesado especialmente.


Menciona varios estudios sobre el aprendizaje. En el 1º de ellos se demuestra que de tres formas de estudiar:
- La normal (lectura comprensiva + subrayado)
- El estudio elaborativo (consiste en trabajar la información; elaborando mapas conceptuales, resúmenes y esquemas)
- La “Retrieval Practice” (buscando el recordar la información, repetir lo que acaban de explicar, contestar preguntas, hacer tests, etc.)
la tercera es la que consigue mejores resultados con diferencia. Aprender no es sólo ver videos de forma pasiva. Los estudiantes necesitan trabajar con el material para entenderlo realmente. Y si además se le pide recuperar información de su memoria funciona aún mejor. Y lo han incorporado a su forma de enseñar: cada pocos minutos hay una pausa en el video y se hace una pregunta (de test o de respuesta corta). El estudiante debe responderla correctamente para poder continuar.

Keller comenta que funciona incluso mejor que cuando un profesor hace una pregunta en clase, ya que el 80% de los alumnos aún están anotando lo último que dijo, el 15% están distraídos pensando en sus cosas y el 5% que le está siguiendo responde a la pregunta antes de que los demás puedan pensar la respuesta. En los vídeos se aseguran de que todos y cada uno de los estudiantes están siguiendo y entendiendo la clase.

Otra parte importante de esas preguntas insertadas en las explicaciones es que dan un feedback valiosísimo al alumno, así puede darse cuenta de cuándo ha malinterpretado algún concepto. Al igual que Salman Khan detectan cuándo una parte de la materia presenta especiales dificultades. En Coursera cuando ven muchos alumnos responden lo mismo, de forma errónea, a una misma pregunta insertan específicamente para ellos la explicación personalizada de dónde se han equivocado.

En el 2º estudio sobre el aprendizaje (2 sigma) comparan las diferentes formas de enseñar:
- El grupo 1 recibe clases normales, de 1h con un profesor explicando un tema.
- El grupo 2 recibe clases por objetivos. En el que el profesor explica un concepto, evalúa a los alumnos y no continúa hasta que todos lo han entendido.
- El grupo 3 recibe clases individuales, personalizadas a cada alumno.


De nuevo, comparando los resultados (con un examen), el 2º grupo supera ampliamente al 1º y el de clases particulares llegó a aprobarlo el 98%.  La enseñanza personalizada es a todas luces la más efectiva, y es lo que intentan conseguir.

Por último destaca que han tenido problemas para automatizar el sistema en carreras de humanidades. A sus profesores no les gustan las preguntas tipo test, prefiriendo las redacciones. Y la tecnología no permite (de momento) el pensamiento crítico para poder evaluarlas. De nuevo han tirado de estudios que demuestran que hay 2 sistemas alternativos que pueden funcionar:
- La evaluación por pares (hacer un trabajo y que lo corrijan/evalúen otros alumnos. Las notas que ponían a un mismo trabajo profesores y estudiantes eran muy similares. Quizá no valga para un examen (que de todas formas estaría resuelto en la UNED) pero sí para trabajos puntuales.
- La autoevaluación: El estudio revelaba que se acercaba a la nota que ponía el profesor, incluso más que con la evaluación por pares.


Resumiendo: Coursera (y la Khan Academy) se han propuesto un objetivo (educación a distancia) y han realizado un gran trabajo previo tratando de averiguar cuál es la mejor forma de conseguirlo, cómo obtener los mejores resultados y cómo dar una enseñanza de la mejor calidad posible. Además estudian toda la información que obtienen para ir mejorando el sistema. En base a todo ello han perfeccionado su método de enseñanza a distancia en base a las siguientes claves:
- Clases en video, tratando de conseguir la sensación de un amigo cercano que sabe mucho de un tema te está explicando algo.
- Información fraccionada. Cada video explica un concepto.
- Información estructurada: Pudiendo acceder a la explicación de la materia previa, que necesitan para comprender el tema, si te hace falta.
- Preguntas sobre lo que acaba de explicar: Para asegurarse de que sigues el hilo y lo vas comprendiendo todo. También para saber ubicarse.
- Multitud de Ejercicios y test: Que mejoran el aprendizaje y proporcionan feedback al alumno sobre qué tal lo está haciendo.
- Seguimiento a cada alumno: El profesor puede ver qué tal lo está haciendo cada alumno en cada momento, antes del examen final.

Y por otro lado tenemos la UNED, con su método de “toma este libro (que no es, ni de lejos, el más adecuado), búscate la vida para aprendértelo por tu cuenta y nos vemos en 4 meses en el examen, que no pondre preguntando lo más importante para asegurarme de que dominas al menos las ideas centrales sino puesto a mala fe como me salga del c…”. Vamos, como cualquier universidad (en Ejpaña, al menos) pero quitando la asistencia a clase. Teniendo en cuenta que Coursera fue lanzado en Abril de 2012 y la UNED lleva 40 años haciendo lo mismo me parece un EPIC FAIL


Y antes de que alguien me diga: "Es que esto ya no es el colegio, es la universidad y no tienen que dártelo todo mascadito." Si el conocimiento obtenido al final es el mismo, ¿qué sentido tiene hacer más difícil obtenelo? ¿Por que no aspirar a que lo consiga el mayor número de gente posible en lugar de sólo una pequeña élite que lo consiga pese a las dificultades y trabas que les ponga el sistema de enseñanza y los profesores?

No hay comentarios:

Publicar un comentario